Estás aquí: Inicio >> Smartphones >> Review del HTC One

Review del HTC One

HTC One Características

Con un cuerpo unibody fabricado en aluminio y un diseño excelente, el HTC One ha sabido diferenciarse de equipos de la competencia. ¿Tiene lo suficiente como para luchar por el trono de la gama alta?

DISEÑO INDUSTRIAL

Al sostenerlo este smartphone por primera vez, uno se da cuenta de por qué muchos prefieren el aluminio sobre el plástico como material de construcción. Y es que el aluminio aporta esa sensación de “calidad” y dureza que el plástico por sí solo no es capaz de otorgar. En mano se siente muy cómodo, y a pesar de ser en gran parte metálico, no resulta para nada pesado.

La calidad de su construcción está a la par de terminales como el iPhone o los Lumia de Nokia, que son de los mejores en este sentido. Sin embargo, posee una pequeña falencia, y es que no es muy amigo de las reparaciones. Tal es así que el equipo se ganó una de las peores puntuaciones históricas en iFixIt, (reconocida web con tutoriales sobre como reparar y reemplazar partes).
Es decir: está claro que un diseño tan atractivo tiene su precio.

UNA EXCELENTE PANTALLA

Aquellos que sigan con regularidad las noticias y tendencias del mundo de los smartphones sabrán que mucho del éxito de HTC ha sido gracias a la pantalla. Este factor ha llevado a que terminales como el Droid DNA (o el anterior One X) fueran reconocidos como poseedores de las mejores pantallas entre sus contemporáneos. La tecnología de display que la taiwanesa incorporó en el One, conocida como Super LCD3, sabe dar sus frutos. Al usar una disposición RGB, su definición resulta sorprendente y es imposible ver a simple vista píxeles individuales.

Completando sus especificaciones, como es de esperar en el tope de gama de este año, nos encontramos ante una pantalla con resolución FullHD 1920×1080 distribuidos en 4,7 pulgadas. Hecha la cuenta, la definición resultante es por encima de la de muchos otros equipos, -468ppp.

De todos modos, mucho más de esto seria inútil ya que resulta difícil notar la diferencia. El brillo de la pantalla es bastante bueno, e incluso la visión en el exterior y con luz directa aceptable. En cuanto a los colores y la calidad de los mismos, solo podemos decir que cumple todas las expectativas. Los ángulos de visión del One, siguiendo la performance general de la pantalla, resultan ser muy buenos.

Podemos tener el equipo horizontal de manera horizontal, y la pantalla se deja ver de manera excelente.

ELEMENTOS DE HARDWARE

Como es de esperar en la gama alta, el hardware del HTC también es motivo de alarde para la compañía. Por mucho tiempo, sus benchmarks estuvieron en el número uno del ranking de dispositivos. Esta situación se repite en la generación actual: el equipo del que estamos hablando es superior en puntajes al Galaxy S4.

El One está potenciado por uno de los SoC más potentes del mercado, el Qualcomm Snapdragon 600. Este incluye un procesador de cuatro núcleos y 1,7 GHz de velocidad. Acompañando a este chip, como fue tendencia a lo largo de todo el año, encontramos 2GB de RAM y para manejar ta parte gráfica, HTC decidió ir por una GPU Adreno 320, incluida también en terminales como el Xperia Z y el Optimus G (dos buenos representantes de la gama alta).

Hay que decirlo: el rendimiento de One es excelente en prácticamente cualquier escenario, es tan simple como eso. Ya sea moviendo juegos como el Asphalt o el Dungeon Hunter, o leyendo un PDF, el One se mostró muy fluido en los ámbitos más comunes. Al menos por el momento, no hay aplicación o juego que pueda complicar su funcionamiento.

CÁMARA PORTÁTIL

Al diseñar la cámara del One, HTC decidió apartarse de la tendencia de aumentar los megapixeles… e incorporó los llamados Ultrapixels. Este término hace referencia a que la cámara del One hace eje en el sensor, que según ellos capta mucha más luz, logrando tomas superiores en calidad en condiciones de luz adversas. Dicho esto, el equipo posee 4MP, lo que según la compañía es todo lo que podemos llegar a necesitar. Estamos en cierto modo de acuerdo con esa filosofía, siendo que en pocas ocasiones damos uso a imágenes grandes (como las de 13 MP de Galaxy S4). Eso sí, esa reducción de resolución debe estar acompañada de una mejora de la calidad de las imágenes. Y en este caso, pese a la nueva tecnología la cámara del One no logró sorprendernos demasiado.

En el uso diario, las imágenes de 2688×1520 que toma el One son bastante buenas, pero al ampliarlas levemente, ya se empieza a notar la baja resolución. Es cierto que para las redes sociales y demás plataformas online las imágenes poseen una resolución óptima, pero aun así se echa de menos la posibilidad de ampliar y recortar imágenes sin por eso llegar a verlas borrosas.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Compártelo:
Scroll To Top